No serГ­В­a un garbo, no verГЎs que le broten alas en las hombros.